Akita : Información sobre la raza de perro Akita

Akita
  • Origen: Japón
  • Tamaño: Grande
  • Grupo de raza: Spitz
  • Esperanza de Vida: 10-15 años
  • Pelaje: Doble manto grueso, puede ser de pelo corto o largo.
  • Temperamento: Leal, digno y reservado con los extraños; cariñoso y protector con la familia
  • Necesidades de ejercicio: los requisitos de ejercicio moderado, caminatas regulares y tiempo de juego son esenciales.
  • Adiestramiento: Requiere una socialización temprana y una formación constante y firme debido a su carácter independiente.
  • Aseo: Cepillado regular y aseo ocasional para mantener la salud y apariencia del pelaje.
  • Salud: propenso a ciertos problemas de salud, incluida la displasia de cadera, trastornos autoinmunes y ciertas afecciones genéticas como la atrofia progresiva de retina (ARP).
  • Akita se refiere a una región del norte de Japón y, en japonés, el término “Inu” se traduce como “perro”.
  • Cuando pensamos en el término “Akita” en los Estados Unidos, la raza que a menudo nos viene a la mente es probablemente el Akita americano. En cambio, el Akita japonés es más pequeño e incluso puede tener cierto parecido con un Shiba Inu de aspecto más grande.

El Akita, también conocido como Akita japonés, Akita Inu o Akita Inu japonés, es una raza de perro grande originaria de Japón. Son conocidos por su lealtad, coraje e independencia. Los Akitas suelen ser blancos, marrones o atigrados. Tienen una doble capa gruesa que es resistente a la intemperie. Originalmente criados para la caza mayor como osos y jabalíes, los Akitas también se utilizaron como perros guardianes. Estos nobles perros eran apreciados por su lealtad y coraje.

Existen dos variedades de Akita: el Akita Inu (Akita o Akita japonés) y el Akita americano. Hay debates en curso sobre si las dos son razas separadas o no. El Akita americano, una versión más grande y musculosa de la raza, viene en una variedad más amplia de colores. La variedad americana evolucionó en los Estados Unidos centrándose en la fuerza y ​​el tamaño. Los Akitas americanos también pueden exhibir un temperamento más extrovertido y protector. Ambas razas comparten rasgos físicos como una constitución poderosa, doble pelaje y cola rizada, pero sus temperamentos e influencias regionales contribuyen a cualidades únicas que los posibles propietarios deben considerar según sus preferencias y estilo de vida.

Al considerar un adulto o un cachorro, es aconsejable priorizar la adopción de organizaciones de rescate o refugios para brindar un hogar amoroso a un perro necesitado. Sin embargo, si estás buscando cachorros de Akita y decides comprarlos, es fundamental elegir un criador de buena reputación. Realice una investigación exhaustiva para garantizar que el criador siga prácticas éticas y priorice el bienestar de sus perros. Los criadores de buena reputación priorizan la salud y el temperamento de sus perros, realizan los exámenes de salud necesarios y brindan un ambiente acogedor para los cachorros. Este enfoque activo garantiza que usted traerá a casa un cachorro sano y feliz y al mismo tiempo desalentará las prácticas de reproducción poco éticas.

Fotos de Akita

Información general del Akita

El Akita es un perro atrevido con una apariencia poderosa: una cabeza grande en contraste con ojos pequeños y triangulares; y una postura segura y resistente. La mera presencia de un Akita poderoso sirve como disuasivo para la mayoría de los que causarían problemas. Esta raza es famosa por su inquebrantable lealtad hacia sus dueños y puede ser sorprendentemente dulce y afectuoso con los miembros de la familia. Imagina un protector amoroso que te seguirá de habitación en habitación, cuya misión entera en la vida parece ser simplemente servirte.

El Akita es valiente y un guardián natural de su familia. Obstinados y obstinados, no retrocederán ante un desafío. Por lo general, no ladran a menos que haya una buena razón, pero son vocales y emiten gruñidos, gemidos y murmullos divertidos. Algunos propietarios dicen que el Akita murmura en voz baja y parece estar hablando solo, mientras que otros dicen que el Akita ofrece su opinión sobre todos los asuntos, desde cómo cargar el lavavajillas hasta cuándo se debe acostar a los niños. Si bien estos encantadores rasgos de “habla” se exhiben ante la familia, el Akita suele ser distante y silencioso con los visitantes.

Son naturalmente cautelosos con los extraños, aunque serán lo suficientemente acogedores con un huésped de la casa siempre que sus dueños estén en casa. Socializar al cachorro Akita (o volver a entrenar a un perro adulto) con la mayor exposición posible a personas amigables puede ayudar a suavizar su cautela, aunque un Akita siempre será un Akita: una presencia digna y sobria, no un animal de fiesta. Uno de los rasgos singulares del Akita es la boca. Al Akita le encanta llevar cosas en la boca, y eso incluye la muñeca. Esto no es un acto de agresión, sino simplemente una forma Akita de comunicarse con sus seres queridos.

Es posible que lo lleven a su correa porque quieren salir a caminar, por ejemplo, o actuar según cualquier otra idea que se les ocurra. Muchos propietarios están encantados con la boca del Akita, pero si te resulta molesto, simplemente dale a tu Akita un trabajo que implique llevar algo. Estarán encantados de conseguirte el periódico o tus zapatillas, o recuperar el correo o incluso las llaves que sigues extraviando.

Los Akita también se muestran inusuales en su forma de acicalarse, lamiéndose el cuerpo como un gato. Y ese no es su único rasgo “felino”: como un tigre, acechan a su presa en silencio, con el cuerpo pegado al suelo. Este no es un perro que gruñe o ladra como advertencia antes de entrar en acción. Con 100 libras o más, el Akita tiene mucha potencia muscular. Esta es una raza dominante y el Akita querrá dominarte. La formación adecuada es esencial y la formación debe ser realizada por el propietario. Debido a que el Akita es tan fielmente leal, el vínculo entre el dueño y el perro no debe romperse al dejar al perro con un entrenador.

Antes de adoptar un Akita, es fundamental dedicar tiempo a investigar cómo entrenar a esta raza en particular. Los Akitas no responden bien a los duros métodos de entrenamiento. Si tu adiestramiento es respetuoso, el perro, a su vez, te respetará. Pero prepárese para que el entrenamiento lleve más tiempo que para otras razas. Aunque el Akita es muy inteligente, la obstinación obstinada es parte de su personalidad, que puede interferir y de hecho interfiere con el entrenamiento. Los mejores resultados se obtienen si haces muchos deberes sobre cómo entrenar antes de llevarte un Akita a casa. Esta no es una raza para tímidos. El voluntarioso y decidido Akita también es, a pesar de su reserva pública, una mascota muy sociable que necesita mucho tiempo con su familia. No les va bien como perro de jardín.

El compañerismo va de la mano de la lealtad, que es de lo que se trata esta raza. Hacerles vivir al aire libre sin el beneficio de una familia es negar la esencia misma de la raza Akita. Un Akita solitario y aburrido puede volverse destructivo y agresivo. El Akita no se recomienda para quienes tienen un perro por primera vez, para quienes quieren un perro faldero o para quienes no están dispuestos a hacerse cargo. Pero para los propietarios que pueden invertir tiempo y esfuerzo en investigación y capacitación adecuada, la recompensa es un excelente compañero inteligente con una lealtad inquebrantable. Además de todas las demás consideraciones, elegir un Akita significa decidir de qué lado de una controversia desea estar.

Esta controversia es “la división” y se relaciona con el estándar japonés o estadounidense para la raza. El Akita japonés es considerablemente más pequeño, tanto en altura como en masa, que el Akita americano: hasta 30 libras o más menos. Su cabeza parecida a la de un zorro es decididamente diferente de la ancha cabeza de la raza americana. El Akita japonés tiene ojos almendrados, mientras que los ojos del Akita americano son triangulares. Una máscara negra está muy de moda en el Akita estadounidense, pero se considera un elemento descalificador para un espectáculo en Japón, donde las marcas en la cara son blancas. Si desea que su perro compita en cualquier evento del American Kennel Club, la máscara negra significa que el perro ha sido criado según el estándar estadounidense y se le permitirá competir. De hecho, en Estados Unidos se permite cualquier color en el Akita; en Japón, sólo se permiten los rojos, los blancos y algunos atigrados. Las diferencias entre los tipos son tan amplias que parecería que una división sería lo mejor para la raza. Parece haber tantos partidarios de la división como quienes están firmemente en contra de ella.

Decidir qué estándar elegir sólo debe hacerse después de mucha investigación y es en gran medida una cuestión de gusto personal. Las habilidades naturales de caza del Akita se traducen bien en diversas actividades. Todavía cazan hoy en día y pueden mantener a raya la caza mayor hasta que llega el cazador. También pueden recuperar aves acuáticas. Son expertos en rastrear y sus movimientos felinos los hacen talentosos en agilidad. Los propietarios de Akita sorprenden cada vez más a los escépticos que creen que la naturaleza del Akita impide el éxito en este campo. Si bien es cierto que la terquedad de la raza puede hacer que el entrenamiento sea un desafío, los Akitas y sus dueños se llevan premios a casa a medida que más personas descubren la emoción del logro al trabajar con este perro.

Aspectos destacados del Akita

  • Patrimonio y origen: Originario de Japón, el Akita japonés está profundamente arraigado en el paisaje cultural e histórico del país.
  • Comportamiento digno: Conocido por su naturaleza reservada y digna, el Akita japonés exhibe un comportamiento tranquilo y sereno.
  • Lealtad y coraje: Reconocida por su lealtad y coraje, esta raza forma fuertes vínculos con su familia y, a menudo, es protectora cuando es necesario.
  • Apariencia distintiva: El Akita japonés se caracteriza por su constitución poderosa, doble pelaje, cola rizada y una cabeza ancha, lo que crea una apariencia majestuosa y visualmente impactante.
  • Reservado con los extraños: Al exhibir una naturaleza reservada con los extraños, el Akita japonés puede requerir una presentación y socialización adecuadas con nuevos individuos.
  • Guardián versátil: si bien es conocido por su comportamiento tranquilo, el Akita japonés puede transformarse en un guardián vigilante y protector, mostrando adaptabilidad a diferentes situaciones.
  • Importancia cultural: como reflejo de la importancia cultural de la región de Akita, esta raza ocupa un lugar especial en la historia y las tradiciones japonesas.

Historia del Akita

El Akita lleva el nombre de la provincia de Akita en el norte de Japón, de donde se cree que se originó. La existencia conocida del Akita se remonta al siglo XVII, cuando la raza protegía a la realeza japonesa y se utilizaba para la caza de aves y caza mayor (incluidos los osos). Esta valiente raza fue introducida en Estados Unidos por una mujer de no poca estatura: Helen Keller.

Los japoneses tenían en gran estima a Helen Keller y la llevaron a Shibuyu para mostrarle la estatua de Hachiko, un Akita que alcanzó fama mundial en los años 20 por su lealtad. El dueño de Hachiko, un profesor, regresaba del trabajo todos los días a las 3 de la tarde, y su devoto perro lo esperaba todos los días en la estación de tren. Cuando el profesor murió, el leal Hachiko continuó su vigilia diaria hasta su propia muerte, una década después. Cuando Helen Keller expresó su deseo de tener un Akita propio, le presentaron un cachorro, el primer Akita traído a Estados Unidos. Keller estaba encantado con Kamikaze-go y se entristeció profundamente cuando murió de moquillo a una edad temprana.

Al enterarse de esta noticia, el gobierno japonés le presentó oficialmente al hermano mayor de Kamikaze, Kenzan-go. Keller escribió más tarde que Kamikaze había sido “un ángel con piel” y que la raza Akita era “gentil, sociable y confiable”. Después de la Segunda Guerra Mundial, los militares estadounidenses que habían estado estacionados en Japón regresaron y trajeron más Akitas. A Thomas Boyd se le atribuye haber producido el primer semental de Akita que engendró cachorros en los EE. UU., a partir de 1956. El Akita americano finalmente evolucionó hasta convertirse en un perro más robusto que el Akita japonés y fue valorado por muchos por esta razón. Sin embargo, había quienes querían permanecer fieles al estándar japonés. Esta división provocó una batalla de décadas que provocó un retraso en la aceptación por parte del American Kennel Club.

Finalmente, en 1972, el AKC aceptó el Akita Club of America, pero la división sigue siendo amplia hoy en día y es un motivo de gran preocupación para los aficionados al Akita de ambos lados. Lo que nunca se debate es la histórica y famosa combinación de valentía y lealtad del Akita. Estos rasgos se pusieron a prueba una vez en el Zoológico de Londres, cuando un cachorro de tigre de Sumatra quedó huérfano. Los cuidadores del zoológico necesitaban ayuda especial para criar al cachorro y eligieron un cachorro Akita para esta importante tarea. Sabían que el Akita no se asustaría y que podría participar en juegos que ayudarían al cachorro de tigre con las lecciones de vida necesarias. Además, el pelaje denso del Akita lo protegería de las garras afiladas, y la lealtad inherente del cachorro hacia su compañero de juegos proporcionaría la compañía y protección deseadas para el cachorro huérfano y desconcertado. El Akita desempeñó el papel con éxito y se “retiró” del trabajo cuando el tigre llegó casi a la edad adulta. Este es un perro verdaderamente valiente, plenamente confiado y que mostrará una devoción inquebrantable a la familia.

Tamaño del Akita

Los machos miden entre 26 y 28 pulgadas y pesan entre 85 y 130 libras. Las hembras miden entre 24 y 26 pulgadas y pesan entre 70 y 110 libras.

Personalidad del Akita

El Akita es un perro audaz y voluntarioso, naturalmente desconfiado de los extraños pero extremadamente leal a su familia. Son alertas, inteligentes y valientes. Suelen ser agresivos con otros perros, especialmente con los del mismo sexo. Se adaptan mejor a un hogar con un solo perro. En familia, el Akita es cariñoso y juguetón. Disfrutan de la compañía de su familia y quieren participar en las actividades diarias.

Son bocazas y les gusta llevar juguetes y artículos del hogar. A pesar de la creencia común de que nunca ladran, en realidad son ruidosos, se quejan, gimen y, sí, ladran si creen que la situación lo amerita. Tenga en cuenta que la fuerte personalidad del Akita puede resultar abrumadora. No son perros para dueños primerizos ni para personas tímidas. Necesitan un dueño que pueda brindarles una disciplina firme y amorosa.

La actividad es esencial para esta raza activa. Necesitan mucho ejercicio para evitar aburrirse y, a su vez, volverse destructivos. El Akita, naturalmente protector, tiene propensión a volverse agresivo si se le permite o si no se le cría adecuadamente. Entrenar al Akita es fundamental, al igual que una adecuada socialización desde una edad temprana. Tenga en cuenta que esta raza es terca, por lo que es necesaria mucha paciencia para enseñarles los modales caninos adecuados.

Salud del Akita

Los Akitas son generalmente sanos, pero como todas las razas de perros, son propensos a ciertas condiciones y enfermedades.

  • La displasia de cadera es una afección hereditaria en la que el fémur no encaja perfectamente en la articulación de la cadera. Algunos perros muestran dolor y cojera en una o ambas patas traseras, pero otros no muestran signos externos de malestar. (El examen con rayos X es la forma más segura de diagnosticar el problema). De cualquier manera, la artritis puede desarrollarse a medida que el perro envejece. No se deben criar perros con displasia de cadera. Criadores de renombre ofrecen pruebas de que los padres han sido sometidos a pruebas de displasia de cadera y no tienen problemas.
  • La dilatación-vólvulo gástrico, comúnmente llamada hinchazón, es una afección potencialmente mortal que afecta a perros grandes y de pecho profundo como Akitas. Es especialmente un problema si comen una comida abundante al día, comen rápidamente, beben grandes volúmenes de agua después de comer y hacen ejercicio vigoroso después de comer. La hinchazón ocurre cuando el estómago se distiende con gas o aire y luego se retuerce. El perro no puede eructar ni vomitar para eliminar el exceso de aire que tiene en el estómago, y se impide el retorno normal de la sangre al corazón. La presión arterial baja y el perro entra en shock. Sin atención médica inmediata, el perro puede morir. Sospeche de hinchazón si su perro tiene el abdomen distendido, saliva excesivamente y tiene arcadas sin vomitar. También pueden estar inquietos, deprimidos, letárgicos y débiles, y mostrar un ritmo cardíaco rápido. Es importante llevar a tu perro al veterinario lo antes posible.
  • El hipotiroidismo es un trastorno de la glándula tiroides. Se cree que es responsable de afecciones como epilepsia , alopecia (pérdida de cabello), obesidad, letargo, hiperpigmentación, pioderma y otras afecciones de la piel. Se trata con medicación y dieta.
  • La atrofia progresiva de retina (ARP) es una familia de enfermedades oculares que implica el deterioro gradual de la retina. Al principio de la enfermedad, los perros afectados quedan ciegos durante la noche; pierden la vista durante el día a medida que avanza la enfermedad. Muchos perros afectados se adaptan bien a su visión limitada o perdida, siempre que su entorno siga siendo el mismo.
  • La adenitis sebácea (SA) es un problema grave en Akitas. Esta condición genética es difícil de diagnosticar y a menudo se confunde con hipotiroidismo, alergias u otras afecciones. Cuando un perro tiene SA, las glándulas sebáceas de la piel se inflaman (por razones desconocidas) y finalmente se destruyen. Estas glándulas suelen producir sebo, una secreción grasa que ayuda a evitar que la piel se seque. Los síntomas suelen aparecer por primera vez cuando el perro tiene entre uno y cinco años de edad: los perros afectados suelen tener la piel seca y escamosa y pérdida de pelo en la parte superior de la cabeza, el cuello y la espalda. Los perros gravemente afectados pueden tener la piel engrosada y un olor desagradable, junto con infecciones cutáneas secundarias. Aunque el problema es principalmente estético, puede resultar incómodo para el perro. Su veterinario realizará una biopsia de la piel si sospecha SA y luego discutirá con usted una variedad de opciones de tratamiento.

Cuidados del Akita

El Akita es más feliz y le va mejor cuando vive adentro con su familia. Esta raza no es hiperactiva, pero sí necesita ejercicio diario. De treinta minutos a una hora al día son suficientes para un Akita; Las caminatas rápidas, trotar (para un perro adulto mayor de dos años) y retozar en el jardín son sus actividades favoritas. Las visitas a un parque para perros probablemente no sean una buena idea, dada la tendencia agresiva del Akita hacia otros perros. Debido a la gran inteligencia de esta raza, lo mejor es una rutina variada.

Lo que no quieres es un Akita aburrido. Esto conduce a problemas de conducta como ladridos, excavaciones , masticaciones y agresividad. Incluya al Akita en actividades familiares y no lo deje solo por períodos prolongados. Un patio bien vallado también es importante, tanto para la seguridad del Akita como para la seguridad de extraños que puedan entrar por error en su territorio. Si bien no suelen ser agresivos con los visitantes si su familia está en casa, todas las apuestas están canceladas si sus dueños no están presentes.

El Akita es un guardián leal y lo protegerá contra cualquier cosa que perciba como una amenaza. Hay que tener especial cuidado a la hora de criar un cachorro Akita. Estos perros crecen muy rápidamente entre los cuatro y siete meses de edad, lo que los hace susceptibles a sufrir trastornos óseos. Les va bien con una dieta baja en calorías y de alta calidad que les impida crecer demasiado rápido. Además, no dejes que tu cachorro Akita corra y juegue en superficies duras, como el pavimento; El juego normal sobre césped está bien. Evite saltar o trotar forzados sobre superficies duras hasta que el perro tenga al menos dos años y sus articulaciones estén completamente formadas (las clases de agilidad para cachorros, con sus saltos de una pulgada, están bien).

Alimentación del Akita

Cantidad diaria recomendada: de 3 a 5 tazas de alimento seco de alta calidad al día NOTA: La cantidad que come su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, al igual que las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Casi no hace falta decir que un perro muy activo necesitará más que un perro adicto a la televisión.

La calidad de la comida para perros que usted compra también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, más nutrirá a su perro y menos necesitará agitar en el plato de su perro. Hable con su veterinario sobre cómo formular una dieta adecuada para su perro en particular.

Color y cuidado del pelaje del Akita

Hay muchos colores y combinaciones de colores diferentes en el Akita americano, incluido el negro, el blanco, el chocolate, una combinación de color y blanco o el atigrado. El Akita tiene doble pelaje, siendo la capa interna muy densa y afelpada; el abrigo es corto. En general, cuidar al Akita no es muy difícil. Pero el Akita muda pelo, por lo que pasar la aspiradora con frecuencia será tu nuevo estilo de vida si eliges esta raza.

El pelaje de Akita se encuentra en muebles, ropa, platos, alimentos y forma innumerables pelusas en pisos y alfombras. La muda más intensa se produce dos o tres veces al año. El cepillado semanal ayuda a reducir la cantidad de pelo en tu hogar y mantiene saludable el pelaje afelpado del Akita. A pesar de sus hábitos de cuidado personal, el Akita también necesita bañarse aproximadamente cada tres meses. Por supuesto, con mayor frecuencia está bien si su perro se revuelca en un charco de barro o en algo que huele mal.

Es necesario recortar las uñas una vez al mes y revisar las orejas una vez a la semana para detectar suciedad, enrojecimiento o mal olor que puedan indicar una infección. También limpie los oídos semanalmente con un algodón humedecido con un limpiador de oídos suave con pH equilibrado para evitar problemas. Como ocurre con todas las razas, es importante empezar a preparar al Akita a una edad temprana. Hacer del aseo una experiencia positiva y relajante garantizará un manejo más fácil a medida que su cachorro Akita se convierta en un adulto grande y voluntarioso.

Como se llevan los Akita con niños y otras mascotas

Los adultos siempre deben supervisar las interacciones entre perros y niños, y esto es especialmente cierto en el caso de esta raza. Ningún niño podría tener un guardián y compañero de juegos más leal que un Akita, pero un Akita maltratado puede convertirse en una carga e incluso poner en peligro la vida de su hijo.

Es imperativo enseñar a los jóvenes a ser respetuosos y amables en todas sus interacciones con los perros. Los juegos entre perros y niños siempre deben ser supervisados, incluso con perros bien entrenados. Dicho esto, el Akita es adecuado para familias con niños mayores. Sin embargo, por lo general deberían vivir en un hogar con una sola mascota, porque pueden ser agresivos con otros perros y perseguirán a otras mascotas si no se les entrena adecuadamente.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *