Dóberman : Información sobre la raza de perro Dóberman

Dóberman
  • Origen: Alemania
  • Tamaño: Grande
  • Peso: 60 a 100 libras (27 a 45 kilogramos)
  • Grupo de raza: Grupo de trabajo
  • Esperanza de vida: 10 a 13 años
  • Pelaje: Pelaje corto y liso que puede venir en negro, rojo, azul o leonado con marcas de óxido.
  • Temperamento: Inteligente, leal y alerta. Conocidos por su naturaleza protectora y su fuerte vínculo con sus familias.
  • Necesidades de ejercicio: Altas; Son perros activos que requieren ejercicio regular y estimulación mental.
  • Formación: Altamente adiestrable y con ganas de agradar. Los métodos de entrenamiento consistentes y positivos funcionan bien.
  • Aseo: Bajo mantenimiento debido a su pelaje corto; El cepillado regular es suficiente.
  • Salud: propenso a ciertos problemas de salud genéticos como displasia de cadera y afecciones cardíacas. Los controles veterinarios periódicos son importantes.
  • Los Dóbermans han aparecido en demasiadas películas y programas de televisión como para enumerarlos debido a su inmensa popularidad.
  • Celebridades como Kendall Jenner, Sylvester Stallone, Bela Lugosi, Hunter S. Thompson, Mariah Carey y Forest Whitaker han sido padres orgullosos de un Doberman.

El Dóberman es una raza de perro grande y musculosa criada por primera vez en Alemania a finales del siglo XIX por Karl Friedrich Louis Dobermann. El Dóberman rápidamente se hizo popular como perro guardián y policía, y fue utilizado en la Primera y Segunda Guerra Mundial como perro mensajero y centinela. Sin embargo, también son populares como mascotas familiares y son conocidos por ser perros leales, inteligentes y protectores.

Los Dóberman suelen ser negros o marrones con marcas de color óxido. Tienen un pelaje corto y liso que es fácil de arreglar. Los dóberman son perros de energía media a alta y necesitan ejercicio regular. Es imperativo que comiences temprano el entrenamiento y la socialización. Los Dóbermans son perros inteligentes, pero pueden ser tercos. Empiece a entrenarlos lo antes posible para que se acostumbren a seguir órdenes. También pueden ser agresivos si no se los socializa adecuadamente. Presénteles nuevas personas y animales desde el principio para ayudarlos a aprender a llevarse bien.

Al considerar comprar o adoptar un Doberman, es aconsejable priorizar la adopción de organizaciones de rescate o refugios para brindar un hogar amoroso a un perro necesitado. Sin embargo, si decides comprar un cachorro de Dóberman, es fundamental elegir un criador de buena reputación. Realice una investigación exhaustiva para garantizar que el criador siga prácticas éticas y priorice el bienestar de sus perros. Los criadores reputados de Dóberman priorizan la salud y el temperamento de sus perros, realizan los exámenes de salud necesarios y brindan un ambiente acogedor para sus cachorros de Doberman. Este enfoque activo garantiza que usted traerá a casa un cachorro sano y feliz y al mismo tiempo desalentará las prácticas de reproducción poco éticas.

Fotos de Dóbermans

Información general del Dóberman

El Dóberman, también conocido como Doberman en algunos países, surgió a finales del siglo XIX, lo que los convirtió en una raza relativamente nueva en el mundo de los perros. Sin embargo, han ganado una inmensa popularidad y reconocimiento en los Estados Unidos. Su apariencia elegante, estilo atlético, inteligencia, estado de alerta y lealtad los convierten en un formidable perro guardián y un querido compañero de familia.

A pesar de su feroz reputación, los Doberman suelen ser amables, vigilantes y cariñosos. Si bien no tienen miedo y protegen a su familia y su territorio cuando es necesario, no buscan problemas. Ser parte de una familia les brinda alegría y, naturalmente, se convierten en protectores cuando aman a sus compañeros humanos. Son dignos de confianza con los niños, amigos e invitados, siempre que se les trate con amabilidad.

Sin embargo, ser dueño de un Doberman requiere una cuidadosa consideración. Son perros grandes, que pesan entre 60 y 80 libras, y tienen altos niveles de energía tanto física como mental. El ejercicio regular y la estimulación mental son cruciales para mantenerlos felices y con buen comportamiento. Es esencial contar con un propietario fuerte y dedicado que pueda socializarlos y entrenarlos adecuadamente. Su apariencia actual es más delgada y elegante en comparación con el pasado, y su temperamento se ha suavizado un poco con los años.

Originalmente, las orejas del Doberman se recortaban para mejorar su capacidad de localizar sonidos y se cortaba la cola para darle una apariencia estilizada. En América del Norte, estas prácticas siguen siendo comunes, pero son ilegales en algunos países. Cuando se socializa adecuadamente, un Doberman es una excelente mascota y compañero, se lleva bien con otros perros y es amable con los niños pequeños. Son conocidos por su lealtad y devoción hacia su familia.

Características principales del Dóberman

El Dóberman es una raza dinámica y enérgica que cuenta con una gran cantidad de energía y requiere ejercicio regular para mantenerlo contento y en buena forma física. Su naturaleza activa los convierte en excelentes compañeros para personas y familias que disfrutan de las actividades al aire libre y del tiempo de juego. Participar en caminatas, carreras o juegos divertidos con regularidad no solo proporciona estimulación física esencial, sino que también ayuda a canalizar su energía de manera constructiva, reduciendo la probabilidad de problemas de comportamiento.

Más allá de su naturaleza vivaz, los Doberman son famosos por sus instintos protectores, asumiendo a menudo el papel de guardianes del hogar. Esta disposición vigilante y alerta los convierte en excelentes perros guardianes, brindando una sensación de seguridad a su familia. Si bien su naturaleza protectora es un rasgo admirable, el entrenamiento y la socialización adecuados son vitales para garantizar que se comporten adecuadamente en diferentes situaciones.

Como animales orientados a la manada, los Doberman prosperan en un entorno estructurado con un liderazgo claro. Sin un líder fuerte y consistente, pueden intentar asumir el papel alfa en el hogar. El entrenamiento temprano y constante es esencial para establecer su papel como líder de la manada y fomentar un compañero obediente y de buen comportamiento.

Aunque rezuman confianza y fuerza, los Doberman son sensibles al clima frío. Proporcionarles un refugio adecuado, especialmente durante los meses de invierno, es fundamental para protegerlos de las inclemencias del tiempo. Sin embargo, su verdadera alegría radica en ser parte de la familia. Estos perros cariñosos prosperan cuando se les incluye en diversas actividades familiares y disfrutan pasar tiempo de calidad en el interior con sus seres queridos.

A pesar de su naturaleza cariñosa y gentil, los Doberman han sido injustamente estigmatizados por su reputación de ser crueles. Si bien el temperamento individual puede variar, el entrenamiento adecuado y la propiedad responsable desempeñan un papel importante en la configuración del comportamiento de un perro. Entendiendo esto, es fundamental educar a los demás sobre el verdadero carácter de la raza Doberman, promoviendo una percepción más positiva.

Para asegurarse de traer a casa un Doberman sano y bien adaptado, es fundamental tener cuidado al adquirir un cachorro. Evite comprar a criadores irresponsables, fábricas de cachorros o tiendas de mascotas, ya que es posible que estas fuentes no prioricen la salud y el bienestar de sus animales. En su lugar, opte por criadores acreditados que prioricen la salud y el temperamento de sus perros, asegurándose de brindarle un hogar amoroso y feliz a su compañero Doberman.

Historia del Dóberman

A finales del siglo XIX, había un recaudador de impuestos llamado Louis Doberman en Apolda, Turingia, Alemania. Debido a los peligros de su trabajo, buscaba protección durante sus rondas y, siendo el perrero del pueblo, comenzó a criar perros para crear un compañero y protector leal. Esto llevó al nacimiento del primer Dóberman, aunque las razas específicas utilizadas en la mezcla siguen siendo inciertas, y se especula que incluye al Rottweiler, el Pinscher alemán y el Black and Tan Terrier.

El Doberman Pincher hizo su primera aparición en 1876 y recibió una cálida acogida. Cuando Louis Doberman falleció en 1894, se perdió el conocimiento de las razas utilizadas en la creación del Doberman Pincher, por lo que la raza recibió su nombre. En ese momento, los criadores alemanes priorizaron la funcionalidad sobre la apariencia, con el objetivo de convertir al Doberman en un “súper perro” altamente capaz. Sin embargo, su enfoque inicial en criar los perros más valientes, inteligentes, rápidos y resistentes le dio a la raza una reputación de ser testaruda y agresiva.

Un criador llamado Otto Goeller jugó un papel fundamental en convertir al Doberman en un perro más práctico y entrenable. En 1900, el Kennel Club Alemán reconoció oficialmente al Dóberman como una raza distinta. Alrededor de 1908, el Doberman llegó a los Estados Unidos y, según se informa, uno de los primeros Doberman mostrados en conformación ganó los honores de “Best in Show” en tres eventos consecutivos, pero no antes de que alguien se atreviera a revisar los dientes del perro.

El Dóberman Club of America se estableció en 1921 y adoptó el estándar de la raza escrito en Alemania un año después. Los siguientes 15 años fueron cruciales para el desarrollo del Doberman, ya que las dificultades económicas durante la Primera Guerra Mundial provocaron una disminución del Doberman en Europa. La cría estaba restringida a los mejores perros, principalmente propiedad de militares, policías y personas adineradas. Después de 1921, los mejores toros alemanes y su progenie fueron traídos a los Estados Unidos.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, el Dóberman volvió a estar en peligro en Alemania, pero debido a importaciones anteriores, la raza ya se había asegurado en los Estados Unidos. A mediados del siglo XX, los alemanes y los británicos eliminaron la palabra “Pinscher” del nombre de la raza. Con el tiempo, los criadores moderaron con éxito la aguda personalidad del Doberman original, lo que dio como resultado un Doberman conocido por ser protector, afectuoso y leal a su familia.

Tamaño del Dóberman

El tamaño de los Dóbermans sigue patrones distintos según el género. Los dóberman machos generalmente tienen una altura que oscila entre 26 y 28 pulgadas, medida hasta el hombro. Por otro lado, las hembras de Doberman son un poco más bajas, con alturas que varían entre 24 y 26 pulgadas. Estas diferencias de tamaño contribuyen a la apariencia característica de cada género: los machos suelen exhibir una presencia más robusta e imponente, mientras que las hembras poseen un comportamiento más refinado y elegante.

Además de las variaciones en altura, el peso de los Doberman también difiere entre machos y hembras. Ambos sexos caen dentro del rango de peso de 60 a 80 libras, pero nuevamente, los machos tienden a ser un poco más grandes y pesados ​​que las hembras. Estas diferencias de peso, combinadas con su constitución atlética y musculosa, contribuyen a la fuerza y ​​agilidad general del Doberman.

Comprender las distinciones de tamaño relacionadas con el género es esencial tanto para los criadores como para los entusiastas y los propietarios potenciales. Al considerar a un Doberman como compañero de familia o perro de trabajo, estas variaciones de tamaño pueden ser factores a tener en cuenta, según las preferencias individuales y los requisitos de estilo de vida. Independientemente del género, los Doberman son famosos por su inteligencia, lealtad e instintos protectores, lo que los convierte en miembros apreciados de las familias y activos valiosos en diversas funciones, como el trabajo policial, la búsqueda y rescate y la asistencia terapéutica.

Personalidad del Dóberman

El Dóberman cuenta con una extraordinaria combinación de superinteligencia y energía ilimitada. Además de estos rasgos, exhiben una lealtad y una alegría incomparables dentro de su círculo familiar. Como protectores naturales, actúan con prontitud si perciben alguna amenaza para sus seres queridos, pero no muestran agresión sin causa. Mantenerse ocupado, tanto física como mentalmente, es esencial para los Doberman Pincher, ya que aprenden rápidamente y el entrenamiento les resulta fácil. Sin embargo, debido a su rápido aprendizaje, mantener las sesiones de capacitación interesantes y frescas puede ser un desafío. Si bien pueden tener sus propias ideas, los Doberman generalmente no muestran excesiva terquedad o obstinación, especialmente bajo un liderazgo consistente y amable.

Un aspecto único de la personalidad del Doberman Pincher es su prolongado período de comportamiento parecido al de un cachorro, que dura hasta los tres o cuatro años de edad. El temperamento de un Doberman está influenciado por varios factores, entre ellos la genética, el entrenamiento y la socialización. Los cachorros con temperamentos agradables son curiosos, juguetones y se acercan fácilmente a las personas. Evaluar las personalidades de los padres, hermanos u otros parientes del perro también puede ofrecer información sobre su comportamiento futuro.

La socialización temprana es vital para los Doberman, ya que implica la exposición a diversas personas, entornos y experiencias durante sus meses de formación. Este proceso ayuda a garantizar que maduren y se conviertan en perros completos y de buen comportamiento. Inscribirlos en clases de jardín de infantes para cachorros y presentarles visitantes, parques concurridos, tiendas que admiten perros y vecinos amigables perfeccionará sus habilidades sociales.

En última instancia, el Dóberman prospera como un compañero devoto y dinámico cuando se le proporciona una amplia estimulación mental, una guía constante y una socialización amorosa desde una edad temprana.

Salud del Dóberman

Los Dóberman generalmente se consideran una raza sana con una constitución fuerte y robusta. Sin embargo, como todos los perros, pueden ser susceptibles a ciertas condiciones de salud y es importante que los posibles dueños sean conscientes de estas preocupaciones. Si bien no todos los Doberman experimentarán estos problemas de salud, estar informado y atento a su bienestar es crucial para una tenencia responsable.

Enfermedad de von Willebrand: un trastorno sanguíneo hereditario que altera la coagulación y provoca sangrado excesivo después de una lesión o cirugía. Los síntomas incluyen hemorragias nasales, encías sangrantes y sangrado en el estómago o los intestinos. Si bien no existe cura, las transfusiones de sangre de perros sanos pueden ayudar a controlarlo. No se deben criar perros con esta afección.
Displasia de cadera: una afección hereditaria en la que el fémur no encaja correctamente en la articulación de la cadera. Algunos perros experimentan dolor y cojera en las patas traseras. El cribado por rayos X es el método de diagnóstico definitivo. No se deben criar perros con displasia de cadera.
Atrofia progresiva de la retina (ARP): grupo de enfermedades oculares que causan un deterioro gradual de la retina, lo que resulta en ceguera nocturna y pérdida de la visión diurna. Muchos perros se adaptan bien a la visión limitada si su entorno les resulta familiar.
Hipotiroidismo: un trastorno de la tiroides relacionado con la epilepsia, la caída del cabello, la obesidad y las afecciones de la piel. El tratamiento implica medicación y ajustes dietéticos.
Síndrome de Wobblers: una presunta afección hereditaria de la médula espinal que provoca dolor de cuello y parálisis de las piernas debido a la inestabilidad cervical o una malformación del canal espinal. El tratamiento quirúrgico es objeto de debate debido a su posible recidiva.
Miocardiopatía: una enfermedad del músculo cardíaco que causa adelgazamiento y debilitamiento, lo que provoca agrandamiento del corazón y, finalmente, insuficiencia cardíaca. El tratamiento incluye oxígeno, control de líquidos y medicación.
Albinismo: una condición genética que produce piel, nariz y ojos rosados. Los perros albinos son sensibles a la luz solar y susceptibles a problemas de salud, como cáncer y problemas oculares. No se deben criar perros albinos.
Alopecia por mutaciones de color: asociada con colores de pelaje azul o beige, que provoca cabello quebradizo y pérdida de cabello en parches. Los champús medicinales pueden ayudar a aliviar la descamación y la picazón.
Narcolepsia: un trastorno neurológico que altera los patrones de sueño y vigilia y provoca somnolencia repentina. La investigación para el tratamiento está en curso.
Dilatación vólvulo-gástrica (hinchazón): una afección potencialmente mortal, especialmente en razas de pecho profundo como los dóberman, causada por la distensión y torsión del estómago. La atención veterinaria inmediata es fundamental. Los signos incluyen abdomen distendido, salivación excesiva, arcadas y debilidad.

Cuidados del Dóberman

El cuidado adecuado de los Dóberman implica proporcionarles una casa suburbana o de campo con suficiente espacio para jugar y hacer ejercicio. Tienen altos niveles de energía y requieren ejercicio diario, lo que puede resultar exigente para los propietarios que no están preparados para sus necesidades de actividad. Tener un patio cercado de forma segura es esencial para su seguridad y la de otras personas que puedan ingresar a su territorio sin querer. No es adecuado dejarlos solos durante períodos prolongados o confinarlos afuera, y se desaconseja encarecidamente encadenarlos. Los Doberman prosperan cuando se les considera parte de la familia y participan activamente en todas las actividades familiares.

La socialización y el entrenamiento tempranos son cruciales para que los Dobermans garanticen que se conviertan en perros completos y con buen comportamiento. Sin una socialización adecuada a una edad temprana, pueden volverse tímidos o mostrar agresión. La exposición temprana a diferentes personas, animales y experiencias ayuda a moldear su comportamiento de manera positiva. No es raro que el público reaccione con miedo cuando se encuentra con un Doberman, por lo que es prudente ser considerado con esto y mantener a su Doberman atado en lugares públicos para garantizar la comodidad y seguridad de todos. Al brindarles un ambiente hogareño amoroso, amplio ejercicio, socialización y entrenamiento, los Dóbermans pueden ser excelentes y devotos compañeros de familia.

Alimentación del Dóberman

Alimentar a un Dóberman generalmente requiere proporcionarle de 2,5 a 3,5 tazas de alimento seco de alta calidad por día, dividido en dos comidas. Sin embargo, la cantidad exacta de comida depende de factores como el tamaño, la edad, la constitución, el metabolismo y el nivel de actividad del perro, ya que cada perro es único y tiene diferentes necesidades dietéticas. Es probable que un perro activo necesite más comida que uno menos activo. La calidad de la comida para perros también es fundamental; optar por alimentos de mayor calidad garantiza una mejor nutrición, requiriendo menos cantidad para satisfacer sus necesidades nutricionales.

Para mantener a su Doberman en buena forma, se recomienda medir su comida y alimentarlo dos veces al día en lugar de dejar comida afuera todo el tiempo. Controlar su peso es fundamental y puedes utilizar la prueba visual y práctica para evaluar si tiene un peso saludable. Un Doberman sano debe tener una cintura visible cuando se lo mira desde arriba, y usted debe poder sentir sus costillas sin tener que presionar demasiado.

Para obtener orientación más detallada sobre la alimentación de su Doberman, incluida la elección del alimento adecuado, la alimentación de cachorros y la alimentación de perros adultos, consulte nuestras pautas completas. Una alimentación adecuada garantiza que su Doberman se mantenga sano, activo y bien nutrido durante toda su vida.

Color y cuidado del pelaje del Dóberman

El pelaje liso y elegante del Dóberman se encuentra pegado a la piel y viene en colores negro, rojo, azul y beige, a menudo con marcas de óxido en áreas específicas. Su pelaje requiere relativamente poco mantenimiento y requiere una mínima preparación. Aunque el pelaje corto muda, el cepillado semanal con un guante de aseo o curry de goma suele ser suficiente, y los baños solo son necesarios cuando se meten en algo maloliente o embarrado.

El cuidado dental es esencial para los Dóberman y cepillarse los dientes dos o tres veces por semana ayuda a prevenir la acumulación de sarro y la enfermedad de las encías. Es necesario recortar las uñas con regularidad para evitar desgarros dolorosos y otros problemas, pero se debe tener precaución para evitar cortar demasiado cerca de los vasos sanguíneos. Si no está seguro acerca de cómo cortar las uñas, es mejor buscar orientación de un veterinario o peluquero.

Los controles de oído semanales son vitales, para detectar signos de infección como enrojecimiento o mal olor. Limpiar el oído externo con una bola de algodón y un limpiador de oídos suave con pH equilibrado puede ayudar a prevenir infecciones. Comenzar prácticas de aseo temprano en la vida de un cachorro, como manipular las patas, la boca y las orejas, les ayuda a sentirse más cómodos con el cuidado regular cuando sean adultos.

Durante las sesiones de aseo, es esencial inspeccionar a su Doberman para detectar llagas, erupciones o signos de infección en la piel, la nariz, la boca y los ojos, así como en las patas. Los ojos claros, sin enrojecimiento ni secreción, son signos de buena salud. Un examen semanal exhaustivo puede ayudar a identificar posibles problemas de salud de forma temprana, promoviendo el bienestar de su amado Doberman.

Cómo se llevan los Dóberman con los niños y otras mascotas

Un Dóberman bien criado es una excelente opción como perro de familia. Son conocidos por su lealtad y carácter protector, especialmente hacia los niños si han sido entrenados y socializados adecuadamente. Cuando se les presenta adecuadamente a los niños, los Doberman pueden convertirse en compañeros amables y confiables, formando fuertes vínculos con los más pequeños de la familia.

Para garantizar una relación segura y armoniosa entre los Doberman y los niños, es esencial enseñarles a los niños cómo acercarse e interactuar con el perro de manera respetuosa y amable. La supervisión es crucial durante las interacciones para evitar cualquier juego brusco involuntario que pueda provocar accidentes o malentendidos.

Enseñar a los niños a no molestar a un perro mientras come o duerme y nunca intentar quitarle la comida son reglas importantes a seguir. Esto ayuda a inculcar un sentido de respeto y límites entre los niños y el perro, promoviendo un vínculo positivo y amoroso.

Si bien los dóberman pueden ser amables y afectuosos con otros animales del hogar, especialmente si crecieron juntos, pueden mostrar cautela con perros desconocidos. La socialización y el entrenamiento adecuados pueden ayudarlos a aceptar mejor a otros caninos fuera de su círculo familiar, lo que garantiza interacciones pacíficas en diversos entornos.

Al invertir tiempo y esfuerzo en entrenamiento, socialización y tenencia responsable de mascotas, las familias pueden disfrutar de una relación maravillosa y gratificante con su Doberman, convirtiéndolos en una parte integral y querida de la dinámica familiar.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *