Pekinés : Información sobre la raza de perro Pekinés

Pekinés
  • Origen: Los perros pekineses, también conocidos como “perros león”, son originarios de China.
  • Esperanza de Vida: 12 a 15 años.
  • Tamaño: Pequeño. De 7 a 14 libras (3 a 6 kg) y mide entre 6 y 9 pulgadas (15 a 23 cm) de altura hasta el hombro.
  • Pelaje: Su doble pelaje es largo y grueso, y a menudo requiere un cuidado regular para evitar enredos y enredos. Vienen en varios colores, incluidos rojo, negro, leonado, blanco y sable.
  • Personalidad: Los pekinés tienen personalidades independientes y asertivas. A pesar de su pequeño tamaño, tienen un carácter valiente y orgulloso. Pueden ser algo distantes con los extraños, pero suelen ser cariñosos con los miembros de su familia.
  • Temperamento: si bien los pekinés son leales y cariñosos con sus dueños, también pueden ser bastante tercos y tener tendencia a ser algo territoriales y protectores.
  • Salud: Debido a su hocico corto, los pekinés son propensos al síndrome braquicefálico, que puede provocar dificultades respiratorias. También pueden sufrir otros problemas de salud, como problemas oculares, articulares y dentales.
  • Ejercicio: a pesar de su pequeño tamaño, los pekinés necesitan ejercicio regular para mantener un peso saludable y un bienestar general. Los paseos cortos y las sesiones de juego suelen ser suficientes.
  • Adiestramiento: Entrenar a un pekinés puede ser un desafío debido a su naturaleza independiente. La socialización temprana y métodos de entrenamiento consistentes y basados ​​en refuerzos positivos son esenciales.

El pekinés se originó en China hace más de 2.000 años y fue criado como perro faldero por la familia imperial china. Los pekineses eran considerados símbolos de realeza y buena suerte, y sólo a los ricos y poderosos se les permitía poseerlos.

Esta raza posee una constitución robusta y una cara plana distintiva, con una melena de pelo parecida a la de un león alrededor del cuello, un pecho ancho y una cola rizada que descansa sobre su espalda. Su pelaje, disponible en varios colores, incluidos rojo, crema, negro, sable y particolores, es largo y denso. El pekinés generalmente tiene niveles de energía bajos a moderados y aprecia las caminatas cortas y las sesiones de juego. Se adaptan bien a la vida en apartamentos y no requieren un gran jardín.

Al considerar comprar o adoptar un perro pekinés, es aconsejable priorizar la adopción en organizaciones de rescate o refugios para brindar un hogar amoroso a un perro necesitado. Sin embargo, si decides comprar un cachorro pekinés, es fundamental elegir un criador de buena reputación. Realice una investigación exhaustiva para garantizar que el criador siga prácticas éticas y priorice el bienestar de sus perros. Los criadores de pekinés de buena reputación priorizan la salud y el temperamento de sus perros, realizan los exámenes de salud necesarios y brindan un ambiente acogedor para los cachorros. Este enfoque activo garantiza que usted traerá a casa un cachorro sano y feliz y al mismo tiempo desalentará las prácticas de reproducción poco éticas.

Fotos de perro Pekinés

Información general sobre el Pekinés

No es de extrañar que los pekinés tengan una actitud engreída, dada su historia como favorito imperial. Fueron tenidos en gran estima en la corte imperial de China y todavía lo saben hoy. Un pekinés te recibirá con dignidad y orgullo.

Saben muy bien que sus antepasados ​​fueron compañeros de la realeza y siguen exigiendo el respeto que tal posición implica hoy. Con sus suaves y redondos ojos marrones, su melena de pelo largo y liso y su cola llevada alegremente sobre su espalda, se pavonean por la vida con plena conciencia de quiénes son y de la importancia que tienen para las personas que viven con ellos.

Los pekinés son muy inteligentes, pero esa inteligencia se ve compensada por una mente independiente y una gran vena testaruda. Entrenarlos es un desafío. Se consideran a cargo de cualquier situación, por lo que debes persuadirlos de que tú estás a cargo y que hacer lo que quieres es una ventaja para ellos.

Los pekinés no responden bien al entrenamiento o la disciplina duros, y esto puede hacer que se pongan a la defensiva y posiblemente muerdan. Los pekinés son muy cariñosos y afectuosos con su familia, pero distantes, casi cautelosos, con los extraños. Esa característica los convierte en excelentes perros guardianes; les gusta ladrar cuando se acercan extraños. Algunos pekinés tienden a ladrar demasiado, por lo que es una buena idea enseñarles desde el principio cuándo deben parar.

Son valientes, a veces hasta el punto de ser temerarios, y te defenderán hasta la muerte si es necesario. Si bien los niños siempre se sienten intrigados por los perros pequeños, un pekinés no es una buena opción para familias con niños pequeños que pueden tratarlos con rudeza sin querer. El pekinés no tolerará que lo agarren ni lo empujen y no dudará en defenderse.

Supervise siempre cualquier interacción entre un pekinés y un niño de cualquier edad. Los pekineses no siempre se llevan bien con otros perros. Prefieren la compañía de otros pekineses y les puede llevar mucho tiempo acostumbrarse a otros animales de la casa. Sin embargo, con una socialización adecuada (exposición temprana a muchas personas diferentes, otros animales, imágenes, sonidos y experiencias), pueden convertirse en mejores amigos de otros perros y gatos e incluirlos en su grupo real.

Sin embargo, hasta que esté seguro de que todos se llevan bien, supervise cualquier juego activo. Los ojos redondos y protuberantes del Pekinés se lastiman fácilmente con un golpe de una pata o una garra. El profuso pelaje del pekinés necesita cuidados diarios o semanales. El pelaje largo y fluido del perro de exposición necesita un mantenimiento diario, pero las personas que tienen un compañero pekinés pueden optar por mantener el pelaje de su mascota corto para aliviar la carga del aseo.

Si buscas un amigo devoto y cariñoso que te trate con respeto y dignidad y espere el mismo trato de tu parte, entonces el pekinés puede ser una raza a considerar. Necesitan a alguien que comprenda sus necesidades únicas y que esté dispuesto a dejar espacio para una personalidad verdaderamente individual en sus vidas. El pekinés le devolverá sus cuidados con todo el amor y afecto que puede ofrecer un corazón verdaderamente grande en un paquete pequeño.

Características principales del Pekinés

  • Ronquidos: Debido a su nariz corta, los pekinés roncan, algunos bastante fuerte.
  • Problemas oculares: El ojo redondo y saltón del pekinés puede dañarse o “salirse” durante un juego excesivamente brusco; esto es raro pero puede ocurrir.
  • Problemas de la piel: los pekinés tienen demasiadas arrugas en la cara; esto puede causar problemas de dermatitis de los pliegues cutáneos, irritaciones de la piel e infecciones. Los pliegues deben mantenerse limpios y secos.
  • Aumento de peso: los pekinés tienen tendencia a aumentar de peso si se les sobrealimenta.
  • Huelgas de hambre: un pekinés puede iniciar una huelga de hambre sólo para demostrar algo sobre su dueño.
  • Ladridos: los pekinés tienden a ladrar mucho.
  • Allanamiento de morada: La raza puede ser difícil de domesticar.
  • Perros unipersonales: los pekinés suelen ser perros unipersonales.
  • Intolerancia al calor: Debido a su profuso pelaje y sus narices cortas, no toleran bien el calor.

Historia del Pekinés

Según una leyenda china, una vez un león se enamoró de un tití, un tipo de mono. Para casarse con su amor, el león le rogó a Buda que lo redujera de tamaño pero que le permitiera conservar su gran corazón y carácter de león. Buda consintió, y de la unión de los dos descendieron los perros de Fu Lin, los perros leones de China.

Quizás no fue así como surgieron los pekinés, pero es una buena historia. La raza es realmente antigua, y la evidencia de ADN la confirma como una de las razas de perros más antiguas. Se cree que el perro Pekinés ha existido en China desde hace 2.000 años.

Llamados así por la ciudad capital de Pekín (ahora Beijing), eran compañeros de nobles, príncipes y miembros de la familia imperial. Los plebeyos se inclinaron ante ellos, trato que todavía esperan hoy. El pekinés estaba estrechamente vigilado y nunca se le permitió salir del palacio y mucho menos del país, pero llamó la atención del mundo occidental como resultado de la Guerra del Opio en 1860.

Cuando las tropas británicas entraron en el palacio imperial después de invadir Pekín, uno de sus descubrimientos fueron cinco perros pekineses custodiando el cuerpo de su amante, que se había suicidado para no ser capturada. Los perros se convirtieron en premios de guerra y fueron llevados a Inglaterra, donde dos fueron presentados a la duquesa de Wellington, dos a los duques de Richmond y Gordon, y uno a la reina Victoria, quien lo llamó “Looty”.

Siguieron siendo raros, aunque en la década de 1890, se sacaban de contrabando de China más pekinés. Según los informes, un perro llamado Pekin Peter fue el primer pekinés que se exhibió en una exposición canina británica, en 1894. La raza en ese momento se conocía como Pug chino y Spaniel pekinés. En 1904 se estableció un club pekinés.

Naturalmente, la popularidad del perro Pekinés se extendió a través del Atlántico hasta Estados Unidos. El primer pekinés registrado por el American Kennel Club fue Rascal, en 1906, y el Pekingese Club of America se formó en 1909. Hoy en día, la raza ocupa el puesto 49 entre las 155 razas y variedades registradas por el AKC.

Tamaño del Pekinés

El pekinés es pesado para su tamaño y tiene un cuerpo fornido y musculoso. Mide entre 6 y 9 pulgadas de alto hasta el hombro y pesa entre 7 y 14 libras. En la China imperial, los pekinés que pesaban menos de seis libras eran llamados “perros de manga” y viajaban en los puños de las túnicas que usaban los miembros de la corte imperial.

Personalidad del Pekinés

Puede parecer tonto, pero el pekinés es un personaje serio, más duro y valiente de lo que sugiere su apariencia. La majestuosa dignidad, la importancia personal, la confianza y la obstinación del Pekinés se combinan en un perro vivaz, afectuoso y de buen carácter que te respetará si tú lo respetas. Es leal y protector con su gente, y ladra para advertir cuando aparecen extraños.

Entrénelo con consistencia firme y amable, utilizando refuerzos positivos como premios de comida y elogios. Siempre tendrás éxito si logras convencer al pequeño de que hacer algo es idea suya, no tuya. El temperamento se ve afectado por una serie de factores, incluida la herencia, el entrenamiento y la socialización.

Los cachorros pekinés con temperamento agradable son curiosos y juguetones, y están dispuestos a acercarse a las personas y ser abrazados por ellas. Elige el cachorro que está en el medio del camino, no el que golpea a sus compañeros de camada o el que se esconde en un rincón. Reúnete siempre con al menos uno de los padres (normalmente la madre es la que está disponible) para asegurarte de que tenga un temperamento agradable con el que te sientas cómodo. Conocer a los hermanos u otros familiares de los padres también es útil para evaluar cómo será un cachorro cuando crezca. Como todos los perros, los pekinés necesitan una socialización temprana (exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes) cuando son jóvenes.

La socialización ayuda a garantizar que su cachorro pekinés crezca y se convierta en un perro completo. Inscribirlo en una clase de jardín de infantes para cachorros es un gran comienzo. Invitar visitantes con regularidad y llevarlo a parques concurridos, a tiendas que admitan perros y a dar paseos tranquilos para conocer a los vecinos también le ayudará a pulir sus habilidades sociales.

Salud del perro Pekinés

Los pekinés son generalmente sanos, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los pekineses contraerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si estás considerando esta raza. Si va a comprar un cachorro pekinés, busque un buen criador que le muestre las autorizaciones sanitarias de ambos padres de su cachorro.

  • Luxación rotuliana: también conocida como “deslizamiento de la rodilla”, este es un problema común en perros pequeños. Se produce cuando la rótula, que consta de tres partes: el fémur (hueso del muslo), la rótula (rótula) y la tibia (pantorrilla), no está alineada correctamente. Esto provoca cojera en la pierna o una marcha anormal, como un salto o un salto. Es una condición que está presente desde el nacimiento, aunque la desalineación o luxación real no siempre ocurre hasta mucho más tarde. El roce provocado por la luxación rotuliana puede provocar artritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones. Hay cuatro grados de luxación rotuliana, que van desde el grado I, una luxación ocasional que causa cojera temporal en la articulación, hasta el grado IV, en el que el giro de la tibia es severo y la rótula no se puede realinear manualmente. Esto le da al perro una apariencia de patas arqueadas. Los grados graves de luxación rotuliana pueden requerir reparación quirúrgica.
  • Síndrome braquicefálico: el nombre completo de la afección es síndrome de obstrucción de las vías respiratorias braquicefálicas (BAOS). Esta condición ocurre en aquellas razas que han sido criadas selectivamente para tener una cara más corta. Estos perros tienen algún problema para respirar desde que nacen. Las características exageradas que ocurren con su anatomía incluyen un paladar blando alargado y carnoso, fosas nasales estrechas, cambios en la laringe y una tráquea relativamente pequeña. Los problemas varían según la gravedad de la enfermedad. La mayoría de los perros braquicéfalos resoplan y resoplan hasta cierto punto. Algunos no tienen otros problemas; otros tienen respiración cada vez más ruidosa, tos, náuseas, desmayos y episodios de colapso y una menor tolerancia al ejercicio. El sobrecalentamiento es especialmente peligroso para estas razas porque el jadeo provoca más hinchazón y estrechamiento de las vías respiratorias, lo que aumenta la ansiedad de los perros. El tratamiento puede incluir evitar que el perro tenga sobrepeso, corticosteroides para el alivio a corto plazo de la inflamación de las vías respiratorias y acortamiento quirúrgico del paladar blando si está alargado.
  • Cataratas: una catarata es una opacidad en el cristalino del ojo que causa dificultad para ver. Los ojos del perro tendrán una apariencia turbia. Las cataratas suelen aparecer en la vejez y, en ocasiones, pueden extirparse quirúrgicamente para mejorar la visión del perro.
  • Paladar Hendido: El paladar es el techo de la boca y separa las cavidades nasal y oral. Se compone de dos partes, dura y blanda. Un paladar hendido tiene una hendidura que corre bilateral o unilateralmente y puede variar en tamaño desde un agujero pequeño hasta una hendidura grande. Un paladar hendido puede afectar tanto al paladar duro como al blando por separado y juntos y puede causar labio hendido. Los cachorros pueden nacer con paladar hendido o puede producirse un paladar hendido debido a una lesión. El paladar hendido es bastante común en los perros, pero muchos cachorros que nacen con paladar hendido no sobreviven o el criador los sacrifica. El único tratamiento para el paladar hendido es la cirugía para cerrar el agujero, aunque no todos los perros con paladar hendido requieren cirugía. Es importante obtener un diagnóstico y una recomendación de tratamiento de su veterinario.
  • Criptorquidia: la criptorquidia es una afección en la que uno o ambos testículos del perro no descienden y es común en perros pequeños. Los testículos deben descender completamente cuando el cachorro tenga 2 meses. Si se retiene un testículo, generalmente no funciona y puede volverse canceroso si no se extirpa. El tratamiento que se sugiere es castrar a tu perro. Cuando se lleva a cabo la castración, se hace una pequeña incisión para extirpar los testículos no descendidos; el testículo normal, si lo hay, se extirpa de la manera habitual.
  • Distichiasis: esta afección ocurre cuando una fila adicional de pestañas (conocida como distichia) crece en la glándula sebácea del ojo del perro y sobresale a lo largo del borde del párpado. Esto irrita el ojo y es posible que notes que tu australiano entrecierra los ojos o se frota los ojos. La distiquiasis se trata quirúrgicamente congelando el exceso de pestañas con nitrógeno líquido y luego extirpándolas. Este tipo de cirugía se llama criodepilación y se realiza bajo anestesia general.
  • Cilios ectópicos: una anomalía del crecimiento de las pestañas en la que crecen pestañas adicionales a través del párpado hacia el interior. Puede haber uno o más cilios ectópicos. Los signos clínicos de malestar varían según la cantidad de cilios anormales y si son finos o gruesos. Este tipo de anomalía de las pestañas es particularmente irritante para los ojos y es más probable que cause úlceras corneales. El tratamiento consiste en tratar las úlceras corneales que se hayan producido con antibióticos y la extirpación quirúrgica del folículo aberrante.
  • Entropión: este defecto, que suele ser evidente a los seis meses de edad, hace que el párpado gire hacia adentro, irritando o lesionando el globo ocular. Uno o ambos ojos pueden verse afectados. Si su pekinés tiene entropión, puede notar que se frota los ojos. La afección se puede corregir quirúrgicamente si no la supera en la edad adulta.
  • Dermatitis de pliegues: infección de la piel causada por pliegues de la piel en los que se produce roce o la humedad queda atrapada. Se encuentra más comúnmente en razas que tienen pliegues en la piel como el pekinés. Los signos de la dermatitis de los pliegues son enrojecimiento, llagas y olor, y la perra puede verse afectada en la cola, la cara, los labios, los pliegues vulvares y cualquier otro pliegue del cuerpo. El tratamiento para la dermatitis de los pliegues varía según la zona afectada, pero puede incluir la extirpación quirúrgica de los pliegues o la amputación de la cola en el caso de dermatitis de los pliegues de la cola. También puede incluir ungüentos antibióticos tópicos. El mejor medio de tratamiento es mantener adecuadamente el pelaje de su perro para prevenir la afección.
  • Hidrocefalia: Ocurre cuando el líquido cefalorraquídeo (LCR) en el cerebro se acumula debido a un defecto congénito, una obstrucción o el resultado de un trauma perinatal, ejerciendo presión sobre el cerebro. Esto suele ocurrir en perros jóvenes menores de 18 meses y en perros mayores de más de 6 años. Si la hidrocefalia no se trata, el perro morirá. El tratamiento consiste en tratamiento médico y cirugía en la que se elimina la obstrucción o se inserta una derivación.
  • Queratoconjuntivitis seca: la queratoconjuntivitis seca u ojo seco se produce cuando los ojos no producen suficientes lágrimas para mantenerse húmedos. Su veterinario puede realizar una prueba de lágrimas de Schirmer para diagnosticar el ojo seco, que puede controlarse con medicamentos y cuidados especiales. Esta afección ocular requiere terapia y cuidados de por vida.
  • Enfermedad de la válvula mitral: este defecto en la válvula mitral del corazón provoca una acumulación de sangre en la aurícula izquierda, conocida como regurgitación mitral. Esto hace que el corazón sea menos eficiente a la hora de bombear la sangre. Es la enfermedad cardíaca adquirida más común y afecta a más de un tercio de los perros mayores de diez años. Hay varias razas que están genéticamente predispuestas a adquirir la enfermedad a una edad mucho más temprana, y el pekinés es una de ellas. Si su veterinario escucha un soplo cardíaco, su Pekinés debe ser evaluado por un cardiólogo veterinario.
  • Atrofia progresiva de retina (ARP): este es un trastorno ocular degenerativo que eventualmente causa ceguera debido a la pérdida de fotorreceptores en la parte posterior del ojo. La ARP es detectable años antes de que el perro muestre signos de ceguera. Afortunadamente, los perros pueden utilizar sus otros sentidos para compensar la ceguera y un perro ciego puede vivir una vida plena y feliz. Simplemente no se acostumbre a mover los muebles. Los criadores de renombre hacen que un oftalmólogo veterinario certifique anualmente los ojos de sus perros y no crían perros con esta enfermedad.
  • Síndrome de queratopatía por exposición: este síndrome puede ser causado por varios factores como exoftalmos, que es una protrusión del globo ocular, macroblefaron, que es una gran abertura del párpado y lagoftalmos, que es la incapacidad de cerrar completamente el párpado. Estos factores hacen que la córnea quede expuesta, lo que provoca la incapacidad de parpadear correctamente y la fácil evaporación de las lágrimas. El síndrome puede provocar úlceras corneales y una pigmentación de la córnea que puede provocar problemas de visión. Los signos generalmente son ojos rojos, aumento de lágrimas y manoseo en los ojos. El tratamiento para el síndrome de queratopatía por exposición suele consistir en varias cirugías, pero se han utilizado sustitutos de lágrimas como tratamiento temporal.
  • Enfermedad del disco intervertebral: La enfermedad del disco intervertebral (IVDD) es una afección degenerativa que afecta los discos intervertebrales, los cojines entre las vértebras de la columna, y que puede causar dolor, debilidad y parálisis en los perros.
  • Siringomielia (SM): una afección crónica grave que afecta la médula espinal. Cuando se forman cavidades o quistes llenos de líquido, conocidos como siringes, dentro del canal central de la médula espinal, pueden expandirse y causar daño al tejido de la médula espinal. Este proceso puede provocar una variedad de síntomas, que van desde una leve molestia hasta un dolor intenso y una parálisis parcial. La afección se observa con mayor frecuencia en ciertas razas de juguetes , pero puede afectar a cualquier perro.

Cuidados del Pekinés

Los pekinés son buenos perros de apartamento y, por supuesto, serán igualmente felices en una mansión. Les encanta correr y retozar, pero necesitan un área cercada porque explorarán y pueden alejarse. A los pekineses les encanta salir a caminar y serán una excelente compañía para pasear contigo por el vecindario.

Correteará por la casa, sobre todo con otro pekinés u otro perro. A pesar de su pelaje pesado, los pekinés son perros domésticos y no deben vivir al aire libre. Su nariz corta los hace sensibles al calor, por lo que necesitan vivir en un ambiente con aire acondicionado. Los pekineses son tercos y puede ser difícil entrenarlos. No responderán en absoluto a las duras correcciones o métodos de entrenamiento. Recompénselo cada vez que haga algo que le guste y sea creativo para persuadirlo de que lo que quiere que haga es su idea y vale la pena.

Alimentación del Pekinés

Cantidad diaria recomendada: 1/2 a 1 taza de pienso de alta calidad al día, repartido en dos comidas. Nota: La cantidad que come su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, al igual que las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Casi no hace falta decir que un perro muy activo necesitará más que un perro adicto a la televisión.

La calidad de la comida para perros que compre también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, más nutrirá a su perro y menos necesitará agitar en el plato de su perro. Los pekineses están destinados a ser perros fornidos y musculosos que se sienten pesados ​​cuando los levantan, pero no deben estar gordos.

Mantenga a su pekinés en buena forma midiendo su comida y alimentándolo dos veces al día en lugar de dejarle comida fuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, hazle la prueba práctica. Coloque las manos sobre su espalda, con los pulgares a lo largo de la columna y los dedos extendidos hacia abajo. Debería poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesita menos bombones y más ejercicio. Para obtener más información sobre cómo alimentar a su Pekinés, consulte nuestras pautas para comprar el alimento adecuado, alimentar a su cachorro y alimentar a su perro adulto.

Color y cuidado del pelaje del Pekinés

El pekinés viste un pelaje largo, áspero y recto, alejado del cuerpo como un halo peludo. Debajo de la capa superior hay una capa interna espesa y suave. Fiel a su descripción de perro león, el pekinés tiene una melena notable en la zona del cuello y los hombros, siendo el pelaje algo más corto en el resto del cuerpo.

Si bien debe ser largo y abundante, el pelaje no debe oscurecer la forma del cuerpo. Se encuentran plumas largas en la parte posterior de las piernas y en los dedos de los pies, con franjas más largas en las orejas y la cola. El pelaje del Pekinés puede ser de cualquier color o tener cualquier marca, incluido negro y fuego, leonado o rojo atigrado y particolor, que es blanco con otro color.

Puede que tenga o no una máscara negra. Los pekinés blancos y macizos eran muy apreciados por los chinos y siguen siendo populares hoy en día. Independientemente del color del pelaje, la piel expuesta del hocico, la nariz, los labios y el borde de los ojos es negra. A menos que se lo estés mostrando, puedes cepillar el pelaje de tu Pekinés semanalmente con un cepillo de cerdas pequeñas, un cepillo de curry o un peine para mudar.

Antes del cepillado, rocíe ligeramente el pelaje con agua para evitar que el pelo se rompa. Cepille hasta la piel; Si simplemente pasas por encima del pelaje, no podrás sacar el pelo muerto que forma marañas y enredos. Continúe rociando el cabello mientras cepilla cada área del cuerpo. Utilice un peine de metal en las plumas y los flecos de las patas, las orejas y la cola. Estas áreas se enredan fácilmente, así que péinalas a diario. Limpia el rostro y el contorno de ojos diariamente con un algodón húmedo para evitar problemas con los pliegues de la piel de la zona.

Mantenga los pliegues de la piel limpios y secos para prevenir infecciones. Cada vez que tu Pekinés se moje, seca bien los pliegues de la piel hasta que no quede humedad. Bañe a su pekinés una o dos veces al mes, según sea necesario. Utilice un champú hecho para perros para no resecar su pelaje.

También puedes agitar un champú seco para perros y luego cepillarlo. Recorte el pelo de los pies para evitar que se formen esteras y que se enreden objetos extraños allí. Córtate las uñas con regularidad, normalmente cada dos o tres semanas. Si puedes oírlos hacer clic en el suelo, son demasiado largos. Enseñar a su cachorro Pekinés a aceptar que le cepillen los dientes al menos semanalmente (es mejor a diario) puede ayudar a prevenir enfermedades dentales en el futuro, un problema común en perros pequeños.

Cómo se lleva el perro pekinés con los niños y otras mascotas

Un pekinés no es una buena opción para familias con niños pequeños que pueden tratarlo con rudeza sin querer. El perro pekinés no tolerará que lo agarren ni lo empujen y no dudará en defenderse.

Siempre enseñe a los niños cómo acercarse y tocar a los perros, y siempre supervise cualquier interacción entre perros y niños pequeños para evitar que cualquiera de las partes muerda o tire de la oreja o la cola. Enséñele a su hijo a nunca acercarse a ningún perro mientras duerme o come ni a intentar quitarle la comida. Nunca se debe dejar a un perro sin supervisión con un niño.

Los pekineses prefieren la compañía de otros pekineses, pero con una socialización temprana pueden aprender a llevarse bien con otros perros (y gatos) e incluso pueden dominar perros que son 20 veces su tamaño.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *